sábado, 6 de octubre de 2007

No son maneras

Me declaro, de fe y convicción, acérrimo republicano. Siempre he pensado que el Jefe del Estado debe pasar por las urnas y "rendir cuentas al pueblo".
La monarquía parlamentaria, que todos elegimos democráticamente, fue la única opción que tuvimos ante la dictadura. O por lo menos eso es lo que se nos dio a entender.

Tras esta mi declaración, vengo a expresar mi más enérgica repulsa a los actos ocurridos hace unos días, con la quema de imágenes de Juan Carlos I. No son maneras, ni muchísimo menos, las de usar la violencia para expresar las ideas de un colectivo.

El rey, en su momento, hizo mucho por salvaguardar la democracia española. Su papel en la transición fue primordial, indispensable. Esto no quita que tenga detractores, pero estimo que siempre se han de utilizar métodos democráticos, cívicos, los que debemos emplear para expresar nuestras creencias, pensamientos y actos.