sábado, 15 de septiembre de 2007

Amanece que no es poco

¡¡Hola a todos!!


Después
de casi dos semanas desaparecido, vuelvo al redil. La vida nocturna que he llevado no deja mucha iniciativa para escribir, menos aún para pensar.
Si el guión lo exige, hay que trabajar de noche. No pasa nada en absoluto, pero ¡joder! como agota.

Al fin y al cabo, he podido disfrutar de bellos amaneceres, en el bosque, en el asfalto, en un olivar, o en un embalse. Además esto significaba el fin de la jornada de trabajo, así que cada día mis compañeros y yo, al amanecer, esperábamos la salida del sol, emulando la película que da título a esta entrada.

Eso mismo nos decíamos, "amanece que no es poco, hasta la noche".

Poquito a poco me voy acostumbrando a la vida diurna, así que iré haciéndolo también en Pescata.

Saludos cordiales