lunes, 3 de septiembre de 2007

INDEFENSAS


Un nuevo y salvaje, todos lo son, atentado de violencia machista. Ha sucedido esta tarde en Madrid.

Un escalofriante caso más de ejecución de una mujer, por parte de un ser que se hace llamar "hombre". Un cerdo, un cobarde, un hijo de ... puta más que hace engrosar la lista de mujeres maltratadas, violentadas o asesinadas.

Se me escapa qué inhumanas sinrazones empujan, a un mierda de tío, a ejercer de juez y verdugo con una mujer. ¿Posesión enfermiza quizás?, el "si no eres para mi, para nadie más serás", me suena a excusa barata.

Mentes criminales, que planean y ejecutan sus actos sangrientos con total frialdad, no me vale lo de la enajenación, ni el acaloramiento, ni el ofuscamiento, y como tales deben ser tratados, como peligrosos y sanguinarios asesinos.

Ni sentencias de alejamiento, ni vigilancia y protección, son efectivas. Habrá que adoptar otros métodos, contra esta panda de asesinos.

Los políticos, ¡ay, los políticos!. Que declaraciones tan inoportunas ha hecho la "Sra." secretaria de Políticas de Igualdad del Partido Socialista de Madrid (PSM-PSOE), Ángeles Álvarez. La has cagado chata, si quieres sacar tajada electoralista, utiliza la crítica política en otras ocasiones y no a las puertas de un hospital en el que está una mujer, con el rostro y el cuerpo achicharrados por el ácido que le ha arrojado un cobarde asesino.