domingo, 27 de enero de 2008

Pesadilla

La otra noche desperté sobresaltado, la razón no fue otra que lo que a continuación os narro.

Más o menos era así:

Un locutor de informativos, con cara lívida, narraba los hechos acontecidos durante la jornada anterior...
-"Avalancha de refugiados en la frontera del país Vasco con Cantabria.
La población huye del bloqueo geográfico y económico que ha impuesto el gobierno español a la comunidad autónoma.
La falta de recursos energéticos, económicos y sociales, hace que, un inmenso reguero de civiles vascos traspase la mencionada frontera para abastecerse de productos de primera necesidad, incluida entre ellas la tan imprescindible agua.

Esta acción del gobierno, respaldada por la desidia del pueblo español, viene instigada por la acción de un minoritario corpúsculo de la población vasca, un grupo terrorista que antepone su propio interés al del resto de los vascos.
El ciudadano español, más preocupado por la próxima edición del Festival de Eurovisión, hace caso omiso al sufrimiento de cientos de civiles, que se ven obligados a abandonar sus míseras pertenencias para conseguir un tesoro tan preciado como es un litro de agua o un pequeño trozo de pan."


El clímax de esta mi pesadilla, fue en el momento en el que el locutor mencionó lo siguiente:
-El gobierno autónomo cántabro y el grupo terrorista vasco han pactado cerrar a cal y canto la brecha de frontera que ellos mismos abrieron. Tan solo podrán atravesar la línea fronteriza los vascos que han de regresar sus casas y los cántabros que regresen a su Comunidad, después de obtener pingües beneficios.


Una vez que me tomé el café y fui persona, caí en la cuenta que mi sobresalto no fue otra cosa que una pesadilla. Lo que soñé no fue otra cosa que, una sencilla reproducción onírica de lo que están haciendo el gobierno israelita y Hamás con el pueblo palestino.
Mi incertidumbre, que hizo aumentar la cadencia de sístoles y diástoles, se apaciguó al caer en la cuenta que ese sitio queda muy, pero que muy, lejos de donde yo vivo.