jueves, 21 de junio de 2007

El África que nos gusta


Recorren por ahí infinidad de correos electrónicos con bellas y espectaculares imágenes de África.
Un África llena de fauna salvaje, desiertos interminables, selvas impenetrables, llamativos ritos y pegadizos sones y danzas. Pirámides, monumentos arquitectónicos, cálidos paisajes de caravanas de camellos.



Un África que nos llena, nos engancha, que deseamos visitar y así poder disfrutar in situ de todo lo que nuestros ojos han recibido en infinidad de imágenes.
Pero hay algo que nuestras mentes se niegan a retener y no es otra cosa que la realidad de ÁfricaUna realidad que año tras año siega la vida de adultos y niños. Una realidad de hambre, guerras interminables, desigualdad social, corrupción...
Una África que es heredera nuestra y a la cual hemos desheredado dejándola a su suerte.