viernes, 28 de diciembre de 2007

Crónica de una muerte anunciada


Estaba más que cantado.
Un régimen autoritario, una mujer con poder que molesta en un país musulmán.
Ataque suicida y borrón y cuenta nueva.
Así se las gastan quienes no atienden a otra cosa más que a las balas.

Cuando ella decidió regresar a Pakistán dictó su propia sentencia de muerte. Dado que las acusaciones de corrupción no llegaron a buen término (para ellos), había que hacer otra cosa.

Sin entrar en reivindicaciones históricas, para eso está PcbCarp y lo hace pero que muy bien, simplemente digo que "La Mosca Cojonera" que era Benazir Bhutto, para los señores de la guerra pakistaní, tenía que desaparecer del modo que fuere. Y la han hecho desaparecer de la mejor forma que ellos saben hacer.

Con su pérdida, se pierde un minúsculo hilo de raciocinio en un país que necesita de él más que otra cosa.