miércoles, 1 de agosto de 2007

Sablazos globalizados

Mis tres últimas escapadas al mar han sido a La Costa del Sol, una hermana vive allí, y he podido comprobar in situ cómo funciona este rollo de la globalización.

Durante años, los turistas venían a nuestras costas por los motivos harto conocidos, el sol de nuestras costas, el cambio de moneda, siempre beneficioso para los guiris, etc. etc. Durante aquel periodo, los "sablazos" que recibían los turistas llegaron a ser por costumbre abusivos. Así, se estableció la cultura del "sablazo" a los turistas extranjeros y cobrar precios más comedidos a los turistas autóctonos.

Ingleses, daneses, suecos, holandeses, irlandeses, todos ellos sufrieron los sablazos, ignorantes o no de los precios nacionales, pero sí tranquilos ya que sus monedas eran más fuertes que la peseta.

Pero llegó el Euro, la moneda global. Los turistas siguieron llegando con sus euros en el bolsillo, y he aquí, que los "sablazos" no desaparecieron y los turistas comenzaron a echar cuentas. Vieron que aquello no debería seguir así y comenzaron a movilizarse.

Unos de una forma y otros de otra, fueron montando pequeños negocios, tiendas, bares, restaurantes, agencias de alquiler, estancos, agencias de transporte y mudanzas, con precios competitivos y tremendamente europeos, o sea, "sablazos" a la europea. Con lo que el dinero, ya no pasa de manos guiris a manos españolas, se queda en manos guiris.

Actualmente vemos los bares de esos guiris, llenos hasta la bandera de guiris de todas las nacionalidades. Los locales de aquellos españoles que aún subsisten se conforman con la visita de unos pocos clientes y sus dueños miran con recelo el llenazo de los locales globalizados. Sí he de decir que unos pocos negocios españoles han sabido llevar con cordura y durante muchos años, una política de precios moderados para todos. Éstos siguen estando llenos de gente.

En tan solo unos metros de paseo he contado, tres bares de holandeses, cuatro locales de irlandeses, un hotel de franceses, seis locales de comida rápida de ingleses, dos tiendas de moda playera y urbana de ingleses. A todos ellos hay que sumar los ya casi autóctonos restaurantes chinos, pizzerias, Kebabs y tiendas de todo a cien. Por otro lado, los camareros, dependientes, cocineros... de estos locales son en su mayoría extranjeros.

Entre mis defectos y mis virtudes no se encuentra la xenofobia, pero me da rabia ver cómo y por qué ha sucedido esto, me llevo las manos a la cabeza y exclamo "los muy gilipollas", refiriéndome a aquellos de mentes obtusas que queriendo ganar dinero rápido, han esquilmado el bolsillo y han espoleado, con ello, la conciencia de infinidad de turistas.

http://www.barsforsalespain.co.uk/index.php

http://www.cu-inspain.com/Businesses-for-sale-Spain.html