domingo, 8 de julio de 2007

Las siete maravillas

No es oficial ya que la Unesco no acepta esta elección ni está implicada, pero ya tenemos las siete maravillas de nuestro tiempo. De las siete elegidas este sería mi orden:

Petra, Jordania
Machu Picchu, PerúChichén Itzá, MexicoColiseo Romano, ItaliaLa Gran Muralla, ChinaEl Taj Mahal, IndiaEl Cristo Redentor, Brasil
Tenemos, los humanos, la manía de calificar, cuantificar, cualificar... todo aquello que pase por nuestras manos. Eso es lo que ha sucedido con las siete maravillas. Al hacerlo se consigue encumbrar a siete de las cientos o miles que podemos encontrar a lo largo y ancho de nuestro planeta, con lo cual cientos o miles se quedan como meros monumentos arquitectónicos.
Teniendo en cuenta la variedad de gustos, algunos podrán estar de acuerdo en que las recién encumbradas merecen tal calificación y muchísimos más no estaremos de acuerdo en que se haya colado en la lista tal o cual monumento.
Particularmente veo muchas lagunas en este sistema de elección, camuflando un muy lucrativo negocio conseguido a base de llamadas telefónicas a un 905, sms o los requisitos solicitados para poder votar en Internet. Pasen se por la web de las siete maravillas y descubrirán que una vez terminada la sesión monumentos, comienza la elección de las siete maravillas de la naturaleza.
Esto es indicativo de que el negocio ha sido redondo y, como en todos los negocios, hay que seguir ganando mas dinero.
A continuación reflejo el comunicado oficial de la Unesco, en el cual, se desvincula de la iniciativa privada.


La UNESCO no está implicada en la campaña de las “7 nuevas maravillas del mundo”

Frente al riesgo de que se produzca una confusión perjudicial, la UNESCO desea reafirmar que no existe ninguna relación entre el programa de la UNESCO dedicado a proteger el patrimonio mundial y la actual campaña relativa a las “7 nuevas maravillas del mundo”.

Esta campaña mediática fue iniciada a título privado en el año 2000 por el señor Bernard Weber con la idea de seleccionar las 7 nuevas maravillas del mundo mediante un proceso de votación en el que participaran ciudadanos del mundo entero.

A pesar de haber sido invitada a apoyar dicha iniciativa en reiteradas ocasiones desde su lanzamiento, la UNESCO decidió no colaborar con el señor Weber en este proyecto.

La UNESCO tiene como objetivo y como mandato ayudar a los países a identificar, proteger y preservar el Patrimonio Mundial. Para la Organización, no basta con reconocer un valor sentimental o emblemático a ciertos sitios y clasificarlos en una lista nueva. Es necesario poder definir criterios científicos, evaluar la calidad de las candidaturas, definir marcos legislativos y de gestión y conseguir que las autoridades responsables se comprometan a ponerlos en marcha, facilitando también un sistema de seguimiento permanente del estado de conservación de esos sitios. Se trata por lo tanto de un trabajo técnico de conservación unido a una labor de persuasión política. Es también una tarea pedagógica de fondo encaminada a dar a conocer los valores que vehiculan los sitios, las amenazas que se ciernen sobre ellos y las acciones que han de emprenderse para impedir su pérdida.

Por lo tanto, no existe ningún punto de comparación entre la iniciativa mediática del señor Weber y la labor científica y educativa que resulta de la inscripción de un sitio en la Lista del Patrimonio Mundial*. La lista de las 7 nuevas maravillas será fruto de un esfuerzo privado que sólo refleja la opinión del público con acceso a Internet, y no la del mundo en su conjunto. Esta acción no podrá pues en manera alguna contribuir de manera significativa y duradera a la preservación de los sitios elegidos por el público.

****

En la 31ª reunión del Comité del Patrimonio Mundial, que se celebrará del 23 de junio al 2 de julio en Christchurch, Nueva Zelandia, se preocederá a la inscripción de nuestos sitios en la Lista del Patrimonio Mundial.

  • Autor (es):Comunicados de prensa No. 2007-66
  • Fuente:UNESCOPRESS
  • 06-07-2007

Así es, debe ser la Unesco, y no otros, quien determine qué monumentos pueden adquirir la calificación de maravilla o monumento del patrimonio mundial. Es por eso que yo no voté a nuestra preciosa Alhambra, puesto que en la Unesco está considerada como un monumento del patrimonio mundial junto con El Generalife y El Albaycín y 34 monumentos más, 3 parques naturales, 34 reservas de la biosfera y dos inscripciones mixtas.