lunes, 16 de julio de 2007

¿Piropo, si o piropo, no?

Antes de comenzar me creo en la necesidad de matizar que para mí piropo significa lo siguiente: Palabra o frase hecha que se usa para agasajar, ensalzar, lisonjear, adular, deleitar, agradar, complacer, contentar, satisfacer y demás sinónimos. El resto de palabras o frases que se han incluido, por el mal uso, en el concepto piropo no son para mí más que insultos.

¿Están bien vistos los piropos en la actualidad?, pues lo desconozco. No soy muy dado al piropo, no tengo nada de estilo y sí mucha timidez. Recuerdo que con unos 18 años, sentado en un banco de mi calle con los amigotes de turno, tuve la osadía de decir un piropo a dos chicas que pasaban delante nuestro. Me levanté y dije: "Pero qué guapas son las chicas de mi barrio, coño", mis amigos se quedaron de piedra, "¡¡El Ray ha dicho un piropo!!". Una de ellas se paró en seco, se giró y me contestó: "No soy de tu barrio, idiota". Ni que decirse tiene como me quedé. Sin poder articular palabra me senté al refugio de mi grupo de amigos, refugio que no fue tal ya que las risotadas y las bromas jocosas no dejaron de caer sobre mi en un buen rato. Desde entonces no he vuelto a piropear a ninguna mujer excepto si ya la conozco.

Como dije antes, desconozco si están bien vistos los piropos o no. Sí recuerdo que no hace mucho se hicieron campañas feministas en contra de los piropos, cualquier clase de piropo. Creo que ese movimiento sirvió para concienciarnos a los machos ibéricos, que del piropo o requiebro al cúmulo de barbaridades que tenía (o tiene) que aguantar una mujer, hay un Universo de diferencias. En más de una ocasión he tenido verdadera vergüenza ajena, cuando una chica recibe un bombardeo de "piropos" en tan solo veinte de sus pasos. Es por eso que las posturas antipiropo se radicalizaran incluyendo como acto machista el sencillo "Guapa" dicho a una mujer.

Estando en el trabajo, una compañera llegó muerta de risa y emocionadísima porque de camino al trabajo un grupo de chicos la piropeo con un "Quien fuera bizco para verte dos veces". Era la primera vez que recibía un requiebro y no le molestó en absoluto.

En una fiesta en un local de copas, dos compañeras no pudieron reprimir un "Dime como te llamas y te pido a los Reyes Magos" al paso de un chaval con muy buena pinta, según ellas. El chaval, todo desparpajo, contestó "Si yo fuera vosotras, vendría corriendo a buscarme". Es evidente que el chaval en un momento, obtuvo dos piropos y una copa gratis que le pagamos durante la charla siguiente.

Estos dos ejemplos son para mi representativos de lo que realmente debe ser la finalidad del piropo. Me gustaría conocer la postura actual sobre el piropo así que sugiero comentarios sobre el tema.